Latino Health

El tratamiento de la depresión

La depresión, como trastorno médico, biopsicosocial, es una afección que se puede y debe tratar.

Pero ¿qué es el tratamiento psiquiátrico?

El tratamiento psiquiátrico es una intervención médica proporcionada por médicos psiquiatras, enfermeras especialistas y asistentes médicos, para el tratamiento de una condición psiquiátrica previamente diagnosticada.

En otras palabras, antes de iniciar un tratamiento, debemos haber establecido un diagnóstico basado en la historia completa del paciente, la presentación actual, los síntomas y, a veces, algunas pruebas especializadas.

Como cualquier otra área de la medicina, debemos desarrollar un plan de tratamiento para la afección identificada.

El arsenal de intervenciones disponibles para el psiquiatra incluye intervenciones biológicas como medicamentos, terapia electroconvulsiva, estimulación magnética transcraneal, tratamientos experimentales como infusiones de ketamina; Intervenciones psicológicas que incluyen diferentes tipos de terapias individuales, grupales y familiares; y Rehabilitación Social como programas de Tratamiento Diurno e Intervención Educativa entre otros.

El lugar donde se proporciona el tratamiento depende principalmente de la seguridad del paciente, si el paciente es agudamente un peligro para él o para otros, sufre de pensamiento delirante significativo o incapacidad para cuidar de sí mismo, entonces el tratamiento es probable que se lleve a cabo en un hospital, por lo menos hasta que la urgencia desaparezca. .

Pero en general, la mayoría de los pacientes que sufren de depresión clínica o mayor son tratados en el consultorio de los médicos y terapeutas.

El tratamiento más eficaz para la depresión mayor es la combinación de tratamientos, la mayoría de las veces medicamentos y psicoterapia. Sin embargo, cualquiera de ellos se puede iniciar solo sin el otro.

Hay pacientes que prefieren comenzar con psicoterapias, y si las psicoterapias no son eficaces, pasar a los medicamentos. Otros pacientes prefieren comenzar con medicamentos y agregar psicoterapia si es necesario.

En mi experiencia en psiquiatría y medicina, no es el papel del médico o psiquiatra dirigir al paciente a cualquier tratamiento específico, sino proporcionar al paciente opciones que el paciente pueda utilizar.

En otras palabras, no debemos decirle al paciente qué hacer, pero en base a nuestra evaluación, ofrecer al paciente las mejores alternativas disponibles en función de su presentación para que el paciente elija. 

No es el trabajo del médico dictar la atención, sino ofrecer opciones.

Los medicamentos para el tratamiento de la depresión han estado disponibles desde la década de 1950’s, y vienen en diferentes clases.

En general, la mayoría de los antidepresivos tienen una eficacia similar, pero diferentes efectos secundarios. Algunos pacientes responden y toleran ciertos antidepresivos mejor que otros.

Los medicamentos más antiguos como los antidepresivos tricíclicos como lo son la amitriptilina, la desipramina. la Imipramina y otros pueden ser muy eficaces, pero difíciles de tolerar para algunos pacientes a las dosis necesarias para la depresión, y estos medicamentos pueden ser bastante letales en sobredosis.

Otros medicamentos como inhibidores de la monoamino oxidasa, también pueden ser eficaces en un buen número de pacientes, pero difícil de tolerar debido a los efectos sobre la presión arterial y la necesidad de restricciones dietéticas para evitar la elevación grave de la presión arterial.

Los medicamentos más comunes utilizados para el tratamiento de la depresión son con mucho los ISRS (inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina), con el primer ISRS introducido en el mundo citalopram (Celexa) y el primer ISRS introducido en los EE.UU. siendo fluoxetina (Prozac). Desde el advenimiento de estos medicamentos, la depresión ha sido tratada más ampliamente y la accesibilidad al tratamiento con el médico de atención primaria se ha convertido en la norma.

En general, médicos de familia, pediatras y médicos de medicina interna tratan a más pacientes con depresión que los médicos psiquiatras, en otras palabras, el tratamiento de a depresión en los EE.UU. se ha normalizado, y aceptado en la mayoría de la población, pero con datos de resistencia entre la población latina, principalmente en hombres.

Estos medicamentos han mejorado significativamente la accesibilidad y la disponibilidad de tratamiento de medicamentos para la depresión. Principalmente porque son generalmente bien tolerados y seguros.

Hay otros grupos de medicamentos que incluyen antidepresivos híbridos como Trintellix, y NDRI (Inhibidores de la recaptación de noradrenalina/dopamina) como Wellbutrin. Por lo general, tan eficaz, pero algo más activador.

Recientemente, Esketamina, un isómero de la Ketamina anestésica fue aprobado por la FDA para el tratamiento de la depresión resistente al tratamiento.  La ketamina sigue siendo una opción fuera de etiqueta de aprobación para el tratamiento de la depresión experimentalmente.

La estimulación magnética transcraneal es eficaz en el tratamiento del paciente que no ha respondido a los medicamentos, y la terapia electroconvulsiva (ECT) se puede utilizar en los casos de  depresión muy severa e incapacitante, y en casos de complicaciones psicóticas.

Los medicamentos estabilizadores del estado de ánimo, también conocidos como antipsicóticos atípicos, se han utilizado con frecuencia y aprobados por la FDA para potenciar el efecto antidepresivo en pacientes con respuesta limitada o parcial a los antidepresivos.

Las psicoterapias más comunes y efectivas para el tratamiento de la depresión son la Terapia Cognitiva Conductual (identificar distorsiones cognitivas y comportamientos que perpetúan la depresión) y la Terapia Interpersonal (Ayudar con las relaciones y mejorar habilidades de comunicación)

La psicoterapia psicodinámica puede ser de ayuda en casos seleccionados.

Los grupos de apoyo pueden ser de gran ayuda para facilitar la comprensión y la experiencia de sufrir depresión y fomentar la interacción social para disminuir el aislamiento.

Recomiendo que un paciente que ha sufrido de un primer episodio de depresión clínica sea tratado con medicamentos, psicoterapia o combinación de ambos durante un período de al menos 6-9 meses de estabilidad y seguir monitoreando para la recaída durante unos 18 meses.

La depresión es un trastorno crónico y cíclico, y en un alto porcentaje de pacientes volverá a ocurrir. Tan pronto como los síntomas de la depresión comiencen de nuevo, el paciente debe reiniciar el tratamiento.

Al tomar una decisión sobre el tratamiento, el paciente debe pedir a su médico información acerca de la probabilidad de mejora, los efectos secundarios más comunes del medicamento prescrito, y las acciones a tomar en caso de efectos secundarios.

En general, el beneficio del tratamiento total; de la depresión, sobrepasa los riesgos. Consulte a su medico.

Dr. Lauro Amezcua-Patino

Dr. Lauro Amezcua-Patino is the clinical voice of The Only You (Solo Tu), a Podcast dedicated to simplifying the complex issues of the mind and mental illness. Originally from Mexico, he has been in clinical practice in the Metropolitan Phoenix Area for over 30-years.

Latest posts by Dr. Lauro Amezcua-Patino (see all)

Tags

Daily Politics, Culture, Voices